Encontrar caminos de educación inclusiva

En la Intendencia de Montevideo (IM) se lanzó el libro “Recopilando. Testimonios de educación inclusiva en Montevideo”. El mismo contiene testimonios de personas relacionadas con la educación inclusiva, madres de niños y jóvenes con discapacidad, sicólogas y maestras que establecen diferentes puntos de vista y experiencias.

En la presentación hablaron diferentes exponentes vinculados al tema de la educación como Aída Rodríguez, integrante del Instituto Suecia Uruguay, que participó en la elaboración del libro, la directora general del Consejo de Formación en Educación, Edith Moraes, la directora general de Educación Secundaria, Pilar Ubilla, el responsable Institucional de la Universidad del Trabajo y director de la Unidad de Apoyo al Estudiante y al Egreso, Amaro Uriarte, y la presidenta del Plenario de Mujeres de Uruguay (PLEMU), Carmen Tornaría. El lanzamiento también contó con la presencia de Federico Lezama, el coordinador de la Secretaria de gestión social para la Discapacidad de la IM.

Cada uno de los expositores contó cual fue su participación con respecto a la publicación y lo que piensan sobre el tema de la educación para las personas con discapacidad: las cosas que habría que cambiar y que mejorar.

Lezama, si bien reconoció que en el tema educación la Intendencia no tiene competencias, afirmó que la comuna puede aportar de varias formas: “a que el tema de la discapacidad o la inclusión se discuta con más fuerza en las agendas públicas”, dijo por ejemplo. El coordinador de la Secretaría dijo tener “la convicción de que muchas de las problemáticas que existen para incluir, tanto en el sistema educativo o en el sistema de salud, es la falta de conocimiento o la falta de personal que se haya formado en la inclusión educativa o en la inclusión de los servicios de salud”.

Aída Rodríguez que integra el Instituto Cultural Suecia Uruguay, donde se formó el círculo de estudio de dónde surgió el libro, contó las ventajas de la metodología: “El círculo de estudio es una herramienta que se ha usado mucho en la educación popular y que por ser una forma de trabajo democrática e inclusiva promueve la circulación horizontal del conocimiento”. Según Rodríguez, en ese intercambio de experiencias participaron en su mayoría mujeres, por un período de casi seis meses.

Edith Moraes comentó una experiencia que funciona en la escuela Nº 118 de Solymar, integrando un maestro de educación especializada a las escuelas comunes, no necesariamente a todas, sino a las que lo requieran.

Moraes enfatizó en que, si bien es importante “el intercambio de percepciones”, en el tema de la inclusión consideró que el problema está “en cómo se operativizan esas aspiraciones para que no queden sólo en ideas y se puedan llevar a la práctica”.

Una vez culminada la ponencia de la directora de Formación Profesional, una de las personas del público inició un debate hablando sobre el tema exclusión, y expresó: “yo creo que hay un tema importante porque para excluir primero hay que incluir. Yo creo que es interesante empezar a ver cuál es el criterio de pertenencia del modelo que vinimos heredando, y creo que fundamentalmente es el aspecto económico. El discapacitado no es económicamente productivo y por lo tanto se encuentra fuera de la sociedad. Ese es el primer punto que hay que empezar a trabajar porque no son las maestras especiales las que tienen que venir a incluir o a colaborar con el chico que no alcanza el conocimiento necesario, hay que cambiar la forma de acceder al conocimiento”.

Pilar Ubilla, por su parte, explicó que según las discapacidades Secundaria ha tomado algunas acciones para que el estudio sea accesible. Por ejemplo, en el caso de los sordos, pueden terminar el segundo ciclo en el liceo IAVA, que tiene todas las orientaciones y esta preparado para ellos. En el caso de los no videntes pueden concurrir al liceo Nº53 (Brazo Oriental), en el caso de la discapacidad motriz los nuevos centros educativos están preparados con baños accesibles, rampas y ascensores.

Sin embargo en el caso de los estudiantes con discapacidades intelectuales la directora de Secundaria reconoció que “muchas veces no hay continuidad posible o por lo menos no hemos encontrado una segunda opción para el segundo ciclo en Secundaria, lo que no quiere decir que haya que empezar a pensar que tipo de opciones se podrían abrir”.

Otro de los aportes del público enfatizó en la necesidad de incluir el tema discapacidad en la formación docente: “En la medida que la currícula de la formación de los maestros no incluya, desgraciadamente, el área de la discapacidad como tema genérico, va a ser muy difícil que exista inclusión. La inclusión tiene que existir desde la base, desde la formación de la persona”, dijo, y puso como ejemplo la formación de los arquitectos, que también deben estudiar la accesibilidad. “Nosotros alegamos contra los arquitectos porque no aprenden en su currícula que tienen que hacer rampas ni cómo se hacen, tienen que hacer después talleres especiales para ver cómo se construye una rampa. Por eso nosotros estamos luchando para que la Facultad de Arquitectura en su currícula obligatoria incorpore el tema de accesibilidad”, aseguró.

Leave a Reply