Categoría: Recursos

El Estado más cerca de la discapacidad

El 15 de agosto se desarrolló en el Palacio Legislativo una actividad de cooperación internacional para la creación de un diseño de elaboración del Plan de Acceso a la Justicia y Protección Jurídica de las Personas con Discapacidad.

La iniciativa, coordinada por el Ministerio de Desarrollo Social, surge del acuerdo entre Argentina, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay, con el objetivo de elaborar un Plan de Acceso a la Justicia y crear un seminario. En Argentina y Chile se viene trabajando en forma conjunta; Uruguay, por su parte, ya está en conversaciones con organismos estatales y de la sociedad civil.

En el encuentro estuvieron presentes autoridades de los dos países que ya cuentan con el plan de acceso para poder contar su experiencia y las acciones estratégicas que están desarrollando desde los distintos estados.

Asimismo, la actividad estuvo dirigida a integrantes de los tres poderes del Estado que están realizando el diseño del Plan, y a las organizaciones civiles. Lo que se piensa fortalecer con este material es la legislación de cada Estado para una posible adecuación a la norma de la Convención sobre los derechos de las personas con discapacidad, de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Con esto se pretende dar a conocer cuál es la situación del Uruguay con respecto a la temática de la discapacidad.

En la jornada se brindó una mesa de bienvenida que estuvo a cargo Heber da Cunha; del director de la Asesoría Macro en Política sociales del Mides, Andrés Scagliola; la coordinadora del Programa Nacional de Asistencia de las Personas con Discapacidad en sus Regiones con la Administración de la Justicia (ADAJUS) de Argentina, Mabel Ramón y la asistente de jurídica de Derecho y Discapacidad del Servicio Nacional de Discapacidad de Chile (SENADIS), Alicia Ortega .

Día de la Esclerosis Múltiple en Uruguay

El parlamento uruguayo aprobará un proyecto de ley en el cual se establece el último miércoles de mayo de cada año como el Día de la Esclerosis Múltiple. El proyecto busca concientizar a la población sobre esta enfermedad.

La Esclerosis Múltiple (EM) es una enfermedad neurológica que varía de forma notoria según el paciente. No todos los pacientes que la tienen presentan los mismos síntomas y secuelas físicas. En su mayoría afecta a mujeres entre 20 y 40 años, y se desarrolla más en las mujeres que en los hombres.

Esta inciativa fue propuesta por varios legisladores del Partido Nacional. En mayo fue aprobada en la Cámara de Diputados y también en el Senado, y ahora volvió a la cámara baja para su aprobación final. Según dijo el legislador Gustavo Borsari en la Comisión de Salud de Diputados: “el proyecto busca concientizar a la población sobre esta enfermedad”.

Desde 2002 en Uruguay hay una asociación civil que representa a los pacientes de EM, que cuenta con el aval del Instituto de Neurología del Uruguay. Su sede es en Yaguaron 1407 oficina 718, en el edificio Torre de los Profesionales, el teléfono es 099 517 738 y su página web: www.emur.org.uy.

En tanto, el 25 de mayo se realizará la hora 19 un congreso para
concientizar e informar a la población sobre esta enfermedad en la sede de Unit, en Plaza independencia 812 piso 2.

Proyecto “Girasol” para personas ciegas y de baja visión

El Liceo Nº 5  de Paysandú con el apoyo del Consejo de Educación Secundaría, está realizando un proyecto denominado “Girasol”. El mismo aspira a ser uno de los pioneros en recibir estudiantes de baja visión o ciega, ya que en su mayoría no ingresan a la Educación Media.

El proyecto tiene como objetivo la inserción de alumnos con discapacidad visual en la clase, ayudando a los profesores que los tienen como estudiantes y aportando recursos didácticos o el material necesario. La idea surge por el profesor de Educación Visual y Dibujo Diego Martínez, quién está trabajando en conjunto con adscripta Cecilia Camarota y el neuropediatra Pablo Suarez, el equipo se reúne en el mismo Centro Educativo encabezado por la Dirección de la profesora Liliana Gros. El liceo ya está trabajado con dos estudiantes ciegos, que fueron quienes les plantearon a los docentes de poder hacer este proyecto y así repensar desafíos para sus necesidades de aprendizaje.

El diario El Telégrafo de Paysandú, le realizó una entrevista a los docentes del Centro de Enseñanza. “Recientemente hemos recibido la autorización y el apoyo del Consejo de Educación Secundaria y la asignación de horas docentes para trabajar en este proyecto, que hasta ahora veníamos desarrollando en forma honoraria”, señalaron. “Nuestro objetivo es que el liceo 5 sea un referente para que los niños con baja visión o ciegos que terminen la escuela puedan ejercer su derecho a la Educación Media en un ambiente que contemple sus necesidades especiales, pero en el que además estén integrados en una clase común”. Además expresaron al Telégrafo que aunque ya existen locales educativos a nivel terciario que otorgan enseñanza no formal para personas con discapacidad visual, no existe una propuesta específica de Educación Media.

“Ocurre que cuando un niño es ciego, desde lactante se lo vincula a la escuela para poder estimularlo y que cuando llegue a la edad que tiene que comenzar jardinera esté habituado a este nuevo medio y, la Escuela 6 cuenta con maestro especializados, pero al terminar el ciclo escolar esos niños, en general no ingresan al liceo o van un año o dos y se pierden”, dijeron.

Aseguraron que según estadísticas de la Unión Nacional de Ciegos del Uruguay (UNCU), la situación es parecida en el resto de los departamentos de todo el país.

Centro de Recursos:
“Pensamos que estaba bueno armar un proyecto para que existiera en Paysandú una institución pública que fuera el referente para aquellas personas con baja visión o ciegas una vez que terminan Primaria. Fue empezar todo de cero. Hablamos con la Dirección del Liceo 5, que accedió inmediatamente. Hicimos jornadas de capacitación con el UNCU y luego jornadas de sensibilización para docentes y alumnos del liceo”, explicaron.

El proyecto “Girasol” propone el acompañamiento a los docentes, porque “en su mayoría no están preparados para atender a este tipo de alumnos”, afirmaron. Manteniendo un acompañamiento a la familia y en los ámbitos de clase, en el liceo en general. En el mismo se creó un Centro de recursos donde brindarán material didáctico adecuado para el aprendizaje de alumnos de baja visión o ciegos totales. Para ello se precisa una máquina de braille, a su vez se está pensando en buscar soluciones creativas para suplantar la falta de materiales adecuados. “Estamos aprendiendo el lenguaje Braille y tenemos mucha voluntad para usar la imaginación para preparar los materiales necesarios, porque la realidad es que los alumnos ciegos no disponían de ningún tipo de recursos especiales para ayudar su aprendizaje”. Establecer equipos multidisciplinarios para brindar la ayuda que requiera la comunidad educativa en ese ámbito es una meta para el año que viene.

Datos para tener en cuenta:

Según la OMS en el mundo hay aproximadamente 285 millones de personas con discapacidad visual, de las cuales 39 millones son ciegas y 246 millones presentan baja visión.

Aproximadamente un 90% de la carga mundial de discapacidad visual se concentra en los países en desarrollo.

En términos mundiales, los errores de refracción no corregidos constituyen la causa más importante de discapacidad visual, pero en los países de ingresos medios y bajos las catarátas siguen siendo la principal causa de ceguera.

El número de personas con discapacidades visuales atribuibles a enfermedades infecciosas ha disminuido considerablemente en los últimos 20 años.

El 80% del total mundial de casos de discapacidad visual se pueden evitar o curar.

Reciclaje e inserción laboral

Desde diciembre pasado, el Centro Uruguay Independiente junto a la Intendencia de Montevideo (IM) lleva adelante un proyecto de reciclaje de yerba e inclusión laboral de jóvenes con discapacidad.

Estos jóvenes poseen esquizofrenia y se encargan de la recolección de la yerba usada en las oficinas municipales, donde hay recipientes especiales donde los funcionarios la pueden volcar, y luego se encargan de su transformación en abono.

Según lo que informó Federico Lezama, coordinador de la Secretaría de Discapacidad de la IM, en una entrevista en Subrayado, al cabo de cinco años se lograrán 100 puestos de trabajo dentro de este programa de inclusión e inserción laboral.

El programa se realiza con el acompañamiento dos veces por semana de dos voluntarias, luego el residuo es llevado a una planta donde se hace el abono orgánico o compost.

A mediano plazo se planea implementar el mismo sistema en el Palacio Legislativo, para poder lograr mayores puestos de trabajo.

Un edificio totalmente pensado para personas con discapacidad

El proyecto Mabel Ubiría consiste en la construcción de un edificio pensado para que lo habiten personas con discapacidad en Montevideo.  En las instalaciones funcionará un Centro de Día, para el cuidado y la rehabilitación de personas con discapacidad. La arquitecta Virginia Talmón, integrante del proyecto, contó al Portal Luz Verde sobre el orígen del proyecto, sus características y funcionamiento. Por Nicolás Cedrés

¿Cómo surgió la idea del proyecto CENTRO MABEL UBIRÍA?

La idea surge de la iniciativa particular de un padre, que tuvo la experiencia de que su hijo participara de un proyecto similar en Madrid dirigido por la Fundación POLIBEA. A través de esta experiencia se comenzó a organizar un grupo de familiares interesados en la iniciativa para impulsar particularmente el Centro.
El nombre del Centro es un homenaje a la Arquitecta Mabel Ubiría, quien falleció hace poco y fue una gran luchadora por la accesibilidad en muchos niveles.

¿De qué se trata el proyecto?

Es un objetivo esencial de este proyecto complementar las importantes acciones que diversas instituciones públicas y privadas llevan adelante en nuestro país, tendentes a la inclusión social de todas las personas, apostando a la autonomía, integración y calidad de vida de todas las personas.
Se basa en tres pilares importantes que son la necesidad de un Centro de día, la necesidad de un Centro de trabajo y la necesidad de residencia: lo que llamamos en el proyecto URAs (Unidades Residenciales Autónomas).
El funcionamiento del Centro en general será gestionado por la Fundación POLIBEA quien posee más de 30 años de experiencia en el sector de la discapacidad, creadores y gestores de Centros de día, Residencias y Centros especiales de empleo. Contará con un equipo de especialistas tanto en rehabilitación como en otras disciplinas de apoyo como terapeutas ocupacionales, asistentes sociales, psicólogos, fisioterapeutas, etc.

¿Qué cosas se tuvieron en cuenta al momento de diseñar el proyecto? ¿Qué significa que los apartamentos sean accesibles?

El proyecto consiste en un edificio situado en un espacio enjardinado, en un entorno abierto, con una buena comunicación y con todos los servicios y recursos necesarios. El edificio será totalmente accesible y diseñado con criterio universalista, de manera que su mantenimiento no requiera tratamientos complicados ni caros, habrá un permanente cuidado de la conservación de la accesibilidad y el respeto al medio ambiente.
Estará constituido por unidades mono ambiente o de dos ambientes para residencia (URAs) y un área totalmente destinada a servicios como salones multiuso, comedor, cocina, fisioterapia, hidroterapia, logoterapia, consultorios, administración, etc. Las URAs serían modulares con aproximadamente 40m², adaptables a sus requisitos y equipadas según su preferencia y necesidades, con soporte domótico. Se entiende por domótica al conjunto de sistemas capaces de automatizar una vivienda, aportando servicios de gestión energética, seguridad, bienestar y comunicación, y que pueden estar integrados por medio de redes interiores y exteriores de comunicación, cableadas o inalámbricas.
Se emplearán criterios ergonómicos siempre en función de facilitar el acceso, el alcance y el uso a las personas con discapacidad. En la colocación del mobiliario, en los diferentes locales y en todos los departamentos se cuidará siempre de mantener la optimización del espacio, como a su vez la incorporación de la domótica como herramienta fundamental para la independencia, la seguridad y el bienestar de los usuarios.
El proyecto dispondrá de una red que permita alojar todo el sistema informático, un sistema de comunicación donde incorporar conexiones de Internet wi-fi en todos los puestos y se creará una Intranet que permita facilitar la comunicación interna. Los residentes dispondrán – por ejemplo – de dispositivos para abrir puertas, cerrar cortinas, informarse de actividades o pedir asistencia, en la medida que les sea necesario y para sus distintas capacidades, con ayudas tanto visuales, auditivas y táctiles. La instalación definitiva de estos dispositivos, estará en función de las necesidades específicas de cada usuario.

¿Cómo va a ser el funcionamiento del edificio?

Los usuarios podrán residir indefinidamente en sus unidades, que serán su propio hogar y que podrán acondicionar según sus preferencias. Complementariamente, contarán con las instalaciones del Centro, que facilitarán su comunicación, sus desplazamientos y sus necesidades en la medida requerida. Sus actividades personales y sus visitas de familiares o amigos, contarán con un ambiente cálido y confortable. El tiempo de estadía será voluntario, abierto a disfrutar de paseos de fin de semana o con agenda libre.
Tanto los residentes como quienes concurran al Centro de día, tendrán una atención personalizada y a su medida. Contarán con apoyo y orientación, integración a actividades físicas, productivas y lúdicas, comidas y aseos. El Centro brindará amplia información a quienes requieran orientación en temas relacionados con discapacidad, cultura, trabajo, turismo accesible e inclusión social.

¿El proyecto recibe algún tipo de apoyo que contribuya a la construcción del edificio accesible para personas con discapacidad?

Por el momento se ha hablado con varias instituciones pero la iniciativa es particular del grupo. No descartándose la posibilidad de que sea nombrado proyecto de interés y bajo este parámetro tenga ayudas del tipo exoneraciones de aportes.

¿Cuál fue el aporte de la organización española?
La vinculación con la Fundación POLIBEA tiene origen en la experiencia particular de Eduardo y Santiago Álvarez en uno de los centros gestionados por este grupo en Madrid España. Y dicha Fundación brindó el apoyo institucional para la gestión del Centro Mabel Ubiría en Uruguay aportando desde la experiencia misma y sus profesionales como desde la capacitación al personal que formará parte del centro.

¿Los apartamentos van a ser sólo para personas con discapacidad o familias que no tengan personas con discapacidad también van a poder obtener un apartamento?

En principio la iniciativa es de un grupo de padres y/o familiares de personas con discapacidad, pero los casos particulares son muy diversos. Como comentamos en otras preguntas las URAs son las propias casas de las personas que allí residen, por lo cual pueden vivir con sus padres, familias, hermanos, parejas, recibir amigos, etc. Es una casa como cualquier otra, con la diferencia que tiene desde su origen un compromiso de diseño con visión universalista y la accesibilidad como soporte de la inclusión e integración social.

¿Las personas que utilizan el Centro de día, son las personas con discapacidad  que habiten en el complejo o pueden ser personas externas?

Las personas que utilicen el Centro de día pueden ser las personas que habitan en las URAs y/o pueden ser, y van a ser también, personas externas.

Por más información se pueden comunicar a los celulares: 099667853/098078505 o se puede acceder a la pagina del proyecto http://www.centromabelubiria.com/

Ahora las paradas contarán con cartelería en Braille

El pasado 5 de diciembre se llevó a cabo un convenio entre la empresa de trasporte Cutcsa y la Unión Nacional de Ciegos del Uruguay (Uncu). Se pretende brindar información a la personas ciegas o de baja visión, colocando en las paradas de ómnibus cartelería en sistema Braille, donde se indicará la línea y el horario de misma.

UNCU fue la impulsora en la creación de este proyecto, que le fue presentado a Cutcsa para que pueda ser financiado. El mismo tiene como objetivo otorgar un rápido y mejor acceso a la información, desarrollar una política social para un público determinado y mejorar los servicios que brinda la empresa de trasporte sus clientes.
Las tarjetas adhesivas estarán colocadas en diferentes paradas de la ciudad. Los puntos serán determinados por un relevamiento entre UNCU, la Intendencia de Montevideo (IM) y la empresa Cutcsa, de acuerdo a las necesidades que se manifiesten. Se pretende llegar a la colocación de adhesivos en 1.000 refugios, en un plazo de 60 días.

Cine nacional con audio descripción

El día 4 de noviembre la película uruguaya Whisky podrá ser vista de una forma diferente cuando se exhiba en la Universidad Católica con un sistema de audio-descripción.

Este proyecto surgió por un documental que filmaron dos chicas de la Universidad Católica ; el sistema consiste en el agregado de voz que explica las imágenes.

El documental que filmaron trataba de tres ciegos y las acercó por primera vez a los sistemas de audio-descripción, a partir de allí comenzaron un proceso lago de investigación y aprendizaje sobre cómo funcionaba.
El trabajo fue complejo, la Unión Nacional de Ciegos les ofreció su ayuda. Lo complicado de este formato de doblaje es que la voz que se agrega al film no puede superponerse con los diálogos ni tampoco tapar sonidos que sean determinantes para la acción. Por ello mismo el contacto constante con integrantes de U.N.C.U. les ha permitido ir testeando el funcionamiento de su doblaje.

Encontrar caminos de educación inclusiva

En la Intendencia de Montevideo (IM) se lanzó el libro “Recopilando. Testimonios de educación inclusiva en Montevideo”. El mismo contiene testimonios de personas relacionadas con la educación inclusiva, madres de niños y jóvenes con discapacidad, sicólogas y maestras que establecen diferentes puntos de vista y experiencias.

En la presentación hablaron diferentes exponentes vinculados al tema de la educación como Aída Rodríguez, integrante del Instituto Suecia Uruguay, que participó en la elaboración del libro, la directora general del Consejo de Formación en Educación, Edith Moraes, la directora general de Educación Secundaria, Pilar Ubilla, el responsable Institucional de la Universidad del Trabajo y director de la Unidad de Apoyo al Estudiante y al Egreso, Amaro Uriarte, y la presidenta del Plenario de Mujeres de Uruguay (PLEMU), Carmen Tornaría. El lanzamiento también contó con la presencia de Federico Lezama, el coordinador de la Secretaria de gestión social para la Discapacidad de la IM.

Cada uno de los expositores contó cual fue su participación con respecto a la publicación y lo que piensan sobre el tema de la educación para las personas con discapacidad: las cosas que habría que cambiar y que mejorar.

Lezama, si bien reconoció que en el tema educación la Intendencia no tiene competencias, afirmó que la comuna puede aportar de varias formas: “a que el tema de la discapacidad o la inclusión se discuta con más fuerza en las agendas públicas”, dijo por ejemplo. El coordinador de la Secretaría dijo tener “la convicción de que muchas de las problemáticas que existen para incluir, tanto en el sistema educativo o en el sistema de salud, es la falta de conocimiento o la falta de personal que se haya formado en la inclusión educativa o en la inclusión de los servicios de salud”.

Aída Rodríguez que integra el Instituto Cultural Suecia Uruguay, donde se formó el círculo de estudio de dónde surgió el libro, contó las ventajas de la metodología: “El círculo de estudio es una herramienta que se ha usado mucho en la educación popular y que por ser una forma de trabajo democrática e inclusiva promueve la circulación horizontal del conocimiento”. Según Rodríguez, en ese intercambio de experiencias participaron en su mayoría mujeres, por un período de casi seis meses.

Edith Moraes comentó una experiencia que funciona en la escuela Nº 118 de Solymar, integrando un maestro de educación especializada a las escuelas comunes, no necesariamente a todas, sino a las que lo requieran.

Moraes enfatizó en que, si bien es importante “el intercambio de percepciones”, en el tema de la inclusión consideró que el problema está “en cómo se operativizan esas aspiraciones para que no queden sólo en ideas y se puedan llevar a la práctica”.

Una vez culminada la ponencia de la directora de Formación Profesional, una de las personas del público inició un debate hablando sobre el tema exclusión, y expresó: “yo creo que hay un tema importante porque para excluir primero hay que incluir. Yo creo que es interesante empezar a ver cuál es el criterio de pertenencia del modelo que vinimos heredando, y creo que fundamentalmente es el aspecto económico. El discapacitado no es económicamente productivo y por lo tanto se encuentra fuera de la sociedad. Ese es el primer punto que hay que empezar a trabajar porque no son las maestras especiales las que tienen que venir a incluir o a colaborar con el chico que no alcanza el conocimiento necesario, hay que cambiar la forma de acceder al conocimiento”.

Pilar Ubilla, por su parte, explicó que según las discapacidades Secundaria ha tomado algunas acciones para que el estudio sea accesible. Por ejemplo, en el caso de los sordos, pueden terminar el segundo ciclo en el liceo IAVA, que tiene todas las orientaciones y esta preparado para ellos. En el caso de los no videntes pueden concurrir al liceo Nº53 (Brazo Oriental), en el caso de la discapacidad motriz los nuevos centros educativos están preparados con baños accesibles, rampas y ascensores.

Sin embargo en el caso de los estudiantes con discapacidades intelectuales la directora de Secundaria reconoció que “muchas veces no hay continuidad posible o por lo menos no hemos encontrado una segunda opción para el segundo ciclo en Secundaria, lo que no quiere decir que haya que empezar a pensar que tipo de opciones se podrían abrir”.

Otro de los aportes del público enfatizó en la necesidad de incluir el tema discapacidad en la formación docente: “En la medida que la currícula de la formación de los maestros no incluya, desgraciadamente, el área de la discapacidad como tema genérico, va a ser muy difícil que exista inclusión. La inclusión tiene que existir desde la base, desde la formación de la persona”, dijo, y puso como ejemplo la formación de los arquitectos, que también deben estudiar la accesibilidad. “Nosotros alegamos contra los arquitectos porque no aprenden en su currícula que tienen que hacer rampas ni cómo se hacen, tienen que hacer después talleres especiales para ver cómo se construye una rampa. Por eso nosotros estamos luchando para que la Facultad de Arquitectura en su currícula obligatoria incorpore el tema de accesibilidad”, aseguró.

La vida enseña a superarse

Patricia Díaz y Adriana  Riotorto presentaron el libro “Señas de Amor”*, en el que cuentan cómo fue criar a sus hijas sordas; dos historias tan diferentes y a su vez tan iguales. Luz Verde entrevistó a Patricia Diaz, quién nos contó un poco de su vida junto a Carolina, su hija y de cómo surgió la idea de hacer este libro.

DC- ¿Cuándo fue que te enteraste que tu hija iba a nacer con sordera?
PD- La sordera es una de las discapacidades que durante el embarazo no se detecta, sino que se detecta una vez que va creciendo el bebe. En mi caso a los 3 o 4 meses más o menos me empecé a dar cuenta que Carolina era diferente a mi otro hijo, pero no precisamente porque no escuchaba, hasta ahí no sabía que pasaba, sólo era una niña muy tranquila y que no se sentaba bien. Tampoco mantenía firme su cabeza, era una niña muy “blandita”. Luego con el tiempo aprendí que se decía hipotónica.
Empezó fisioterapia y  la fisioterapeuta la ayudaba a mantener su cabeza y a sentarse entre otros ejercicios. Eso fue durante un mes más o menos. Luego de ese tiempo, me pregunto si ella escuchaba y fue entonces cuando nos preguntamos qué sucedía, la llevamos al otorrino, le hicieron estudios y descubrimos que era Sorda.

DC- ¿Cómo repercutió en tu vida al enterarte?
PD- Hubo un antes y un después, luego de enterarnos de que era sorda. Todo cambio, nos preguntábamos que íbamos hacer para darle lo mejor, y a la vez nos preguntábamos si íbamos a poder.  Fue un duro camino, todo un proceso. En principio fue difícil, no había información para los padres, no sabíamos a donde recurrir.

DC- ¿Cómo te comunicabas con ella cuando era pequeña?
PD- En un principio recibimos la ayuda de mi tía que es maestra de sordos en el método oralista. Nos manejábamos más o menos como nos explicaba ella, mirándola de frente, hablándole cara a cara, mostrándole figuras, fotos, fue difícil. Entre casa nos comunicábamos con señas caseras, de alguna manera teníamos que comunicarnos.

DC- ¿Cuándo aprendiste la legua de señas? ¿Cómo cambió tu comunicación con ella desde entonces?
PD- Cuando Caro tenía 5 años – y luego de haber probado integrarla a los colegios de niños oyentes y viendo que no progresaba, que se nos hacía muy difícil explicarle el funcionamiento de este mundo –  la anotamos en un instituto que era especial para chicos sordos llamado “CEENDA”, que contaba con fonoaudiólogos, maestra especial y psicóloga. Fue entonces que como para ella era muy difícil hablar fonéticamente, nos aconsejaron que la inscribiera en la escuela de sordos, y fue ahí que ella cambio su forma de comunicarse. El mismo día que ingreso ya empezó a comprender el código de la lengua de señas, y como ahí mismo hay clases para la familia, empezamos con el papá de Carolina  a aprender.
Durante un año aprendimos en la escuela. El proceso de cambio de comunicación fue de a poco. Empezamos a hacer bien las señas y a sustituir las caseras por las reales y a entender más la cosa. Mientras ella iba rapidísimo en su lugar de pertenencia junto a  sus pares, nosotros íbamos lento en el aprendizaje de su lengua. Fue entonces al terminar el año que decidí empezar la carrera de Formación de Interpretes de Lengua de Señas. Empezamos a comunicarnos cada día mejor, le podía explicar cosas que antes no podía. Fue positivo el cambio, la carrera duro 5 años así que en el 2008 me recibí, pero no precisamente para trabajar de eso si no para comunicarnos mejor con Carolina y a su vez ayudarla con  la escuela, y demás. Soy su intérprete personal. Cabe aclarar que ella es una niña extrovertida con una gran autoestima y siempre se hace entender de alguna manera.

DC- ¿Tu hija tuvo problemas para insertarse en el sistema educativo?
PD- Si, claro,  primero porque el sistema educativo no está preparado para niños diferentes. Ni siquiera hay formación docente en el área, ya que hace más de 20 años que cerró la parte de formación de Maestros de Especiales. Se dice que hay integración y que los niños se tienen que integrar. En mi opinión los niños sordos no pueden integrarse a salones de niños oyentes porque los niños sordos tienen un problema lingüístico,  o sea que hablan en distinto idioma, por lo tanto no logran ir en el mismo tiempo que los niños oyentes. Ellos necesitan un intérprete o si no una maestra que enseñe en Lengua de Señas, que sería lo ideal. Por suerte la Escuela de Sordos durante estos últimos años ha cambiado en forma positiva. Las maestras antes no todas daban clases en lengua de señas, sino que enseñaban oralmente, pero de a poco con la ayuda de La Asociación de Padres y Amigos de Sordos del Uruguay (APASU), a la cual pertenezco, fueron entendiendo que necesitan su lengua para que los chicos puedan entender.  Las maestras se pagan el curso que se dicta en el Centro de Investigación y Desarrollo de la Persona Sorda (CINDE), y no necesitan hacer 5 años porque los docentes no ofician de intérpretes si no dictan sus clases en Lengua de Señas.
Por suerte desde el año 1996 los chicos sordos pueden ir al Liceo. Luego de un arduo trabajo de APASU, se logro incorporar intérpretes  las clases de algunos liceos: el Liceo Nro. 32, ahí es ciclo Básico, y el Liceo Nro. 35 IAVA, donde hacen 4to, 5to y 6to.

DC- ¿Cómo se les ocurrió la idea de hacer el libro?
PC- El libro se nos ocurrió en las clases de la materia Idioma Español en la cual junto a mi compañera Adriana Riotorto, también madre de una chica sorda, concurríamos como parte de la carrera de intérpretes y como hablábamos tanto las dos la lengua de señas en el diario vivir, el profesor Luis Morales (también profesor de la misma materia en el liceo para Sordos Nro. 32)  nos propuso hacer el libro.
En el caso de mi compañera, Adriana, ya había escrito un libro contando su historia para regalárselo a su hija María Emilia en el cumpleaños de 15, pero no lo había publicado. Ella le entregó ese libro al profesor para que lo corrigiera. En cambio yo,  tenía que empezar de cero a escribir mi historia y realmente no estaba preparada. El profesor me ofreció entonces hacerme una serie de entrevistas y luego escribirlo. Empezamos a reunirnos en el año 2007, él me grababa y luego transcribía en texto lo que yo contaba. Luego me lo daba a corregir y fue así que fue gestándose la idea de publicarlo. Fue entonces que invertimos en hacer el libro sin la ayuda monetaria de nadie solo el apoyo de la Intendencia Municipal de Montevideo. En cuanto juntamos el dinero lo mandamos a publicar.

DC- ¿Cuáles fueran sus objetivos al escribir el mismo?
PD- El objetivo en verdad es informativo porque ante todo no hay nada en el Uruguay que cuente cómo se vive con una persona sorda, sólo encuentras libros de otros países que son de difícil acceso. Fue así que pensamos en tantas mamás y papás que tienen hijos sordos y no saben a dónde recurrir.  Para ellos fue que lo hicimos.
Nuestro libro es dos en uno, por un lado yo cuento en forma testimonial mi vida con Carolina, y por otro lado está el testimonio de Adriana.  Contamos nuestra vida con nuestras hijas de dos formas distintas. Una es metafórica, que es la historia de Adriana y María Emilia. También hay poemas escritos a la referente al mundo del silencio de las personas sordas que fueron escritos por Adriana. En mi opinión son muy recomendables. El otro relato es la historia de Carlolina y mía, que es  paso a paso como fue el proceso de aceptación de un hijo sordo.

DC- ¿Que repercusiones tuvieron al publicar el libro?
PD- En mi caso el libro se lo regale a mis seres queridos y fue porque en verdad nadie sabe por lo uno pasa en lo largo de estos años. La interna de cada casa sólo la sabemos los  que convivimos en ella. Se enteraron de muchas cosas que no imaginaban, hubo grandes charlas y emociones, fueron momentos sensibles. A veces recibo llamadas de personas que lo leen y se conmueven, vecinos, personas que no conozco me envían mensajes diciéndome que no sabían de todo lo que vive la persona sorda ni mucho menos lo que viven las familias.
*El libro se vende en todas las librerías y tiene un costo de $200.