Campeonato de básquetbol en silla de ruedas

En noviembre la selección uruguaya de básquetbol en silla de ruedas participó en el Campeonato Sudamericano llevado a cabo en Venezuela. La participación no fue buena, según explicó a Luz Verde Álvaro López, el presidente de la delegación uruguaya, para quien “por este camino de desunión que existe en el básquetbol sobre sillas en Uruguay, es imposible crecer”. Para López “hay que crear un proyecto nuevo a nivel nacional para darle un nuevo empuje”.

El torneo se desarrolló desde del 10 al 17 de noviembre, y se llevó a cabo en Venezuela, en la ciudad San Juan de los Moros. En dicho campeonato participaron delegaciones de varios países, entre ellos, doce  jugadores uruguayos y su entrenador, quien fuera también diretor técnico de la selección uruguaya de básquetbol convencional, Víctor Hugo Berardi. En esta oportunidad, Uruguay no obtuvo los mejores resultados.

El básquetbol en silla de ruedas tiene reglas distintas al básquetbol convencional; tiene normas estrictamente vinculadas al medio de transporte de los jugadores, que son las sillas de ruedas. Más allá de eso, el puntaje, la dimensión de la cancha y el número de jugadores son iguales.

“El ganador del campeonato, como acostumbra hacerlo hace varios años, fue la selección de Brasil”, dijo Álvaro López, el presidente de la delegación uruguaya, en diálogo con Luz Verde. López aseguró que nuestro país no podrá crecer en este deporte si continúa la actual desunión entre los dos equipos que lo practican en Uruguay: Onpli y APRI.

El primero en desarrollar el básquetbol sobre sillas de ruedas fue el polaco Ludwig Guttmann, quien además impulsó el movimiento deportivo para personas con discapacidad, logrando que en 1946 se hicieran los primeros juegos paraolímpicos en Roma.

“Un nuevo empuje”
Entrevista a Álvaro López, presidente de la delegación uruguaya

El presidente de la delegación uruguaya de básquetbol en silla de ruedas que viajó a Venezuela, Álvaro López, habló con el portal Luz Verde y nos contó cómo fue que se realizó el viaje, gracias a determinadas empresas públicas y privadas que dieron apoyo económico para que Uruguay pueda estar presente en el Campeonato Sudamericano.

¿Cómo fue para Uruguay participar en el Campeonato Sudamericano de Básquetbol en silla de ruedas?

Como toda experiencia trae cosas positivas y negativas. Entre las positivas se encuentran el seguir participando del calendario internacional de la Federación Internacional de Basket sobre sillas (IWBF) y el llevar a muchos jóvenes que debutaron a nivel de selección. Entre las negativas el hecho de las derrotas contra selecciones muy poderosas, que tienen un nivel muy lejano al nuestro.

¿Este deporte es muy diferente al básquetbol convencional? ¿En qué?

La diferencia mayor radica en la inclusión de la silla de ruedas como elemento complementario del jugador y la incidencia de la misma en el juego, pero básicamente es el mismo juego, la misma cancha, etc.

¿La ciudad donde se desarrolló el torneo es accesible para personas con discapacidad?

No, era una ciudad muy pequeña, totalmente inaccesible para andar por las calles en silla. El alojamiento que nos brindaron no era muy cómodo tampoco para personas con discapacidad motriz.

¿Quién fue el ganador del campeonato?

Como acostumbra a hacerlo hace varios años, Brasil.

¿Cómo hacen para subvencionar los viajes?

Tuvimos el apoyo económico del Brou, Ancap y Ute, a través del Comité Paralímpico Uruguayo.

¿Reciben algún tipo de apoyo de alguna organización?

Nada, más allá que lo se consigue a nivel de la gestión del Comité y Onpli frente a las empresas públicas y algunos pequeños aportes de empresas particulares.

¿Tienen en vista algún otro campeonato o torneo donde participar?

En este último torneo se decidió hacer una Sudamericano B a partir del año que viene con Bolivia, Chile, Ecuador, Peru y Uruguay, para buscar competencias más parejas.

¿Cabe la posibilidad de hacer un cuadro femenino de básquetbol en silla de ruedas?

Por mis años de experiencia bastante difícil es conseguir jugadores varones y mujeres. En este marco de trabajo que tenemos es casi imposible.

¿Qué les dejó esta visita a Venezuela?

Nos dejó la certeza de que por este camino de desunión que existe en el básquetbol sobre silla en Uruguay, es imposible crecer. Hay que crear un proyecto nuevo a nivel nacional para darle un nuevo empuje.

Leave a Reply